lunes, 4 de agosto de 2014

La fuente- Blanca Pastor






-Acércate a la fuente hija, y llena la casera de agua. Cuidado con los cardos, y no tropieces. Cuántas veces he dicho de arreglar esa fuente.
-Sí abuelo, corriendo.
-No mujer, no corras, te digo que vayas con tiento, que hay mucha yerba, busca el camino desde esta era.


Y más arriba, cruzaba yo la carretera, buscando el sendero, perdido entre tierras, yerbajos y más yerba.
Un hillillo de agua, fresquita, tan buena, con un pequeño cuenco de piedra, una cascadita con bichos, donde un buen rato me entretenía quitando, poniendo, recomponiendo... con tanta calor, con tanta faena en la era.
-Qué rica está el agua hija, ven, vamos a almorzar, y cómetelo todo, que si no, tu abuela, mañana, echa menos tajadas.
Y obediente, y contenta, una tajadita de lomo, un trozo de hogaza, y un trago del agua de la fuente de Valdepisón.
-Llévate a la burra, anda, que se refresque un poco.

                                                    
 Peñaranda de Duero - julio 2014
  Blanca Pastor Perdiguero


No hay comentarios:

Publicar un comentario