lunes, 4 de agosto de 2014

La burra - Blanca Pastor


Fotografías: Mayte Hernando

Por la calle del río, Juanje, Belén y yo, subidos en la burra, camino de la era...
-Ella se sabe el camino, déjales que van tranquilos.
Y tranquilos íbamos hasta que la burra torció en el primer portal que encontró.
Y bajando la cabeza, y nosotros ya empezando a reir, la burra se metió hasta dentro de la casa del vecino, que nos encontró en el portal con un susto, pues imaginad.
No podíamos hablar de la risa que teníamos y el buen hombre, agarrando el ramal, nos sacó de allí y nos puso en camino. Bueno, también nos dio un palito.
Y andandito llegamos hasta el puente, y no sé por qué razón, la burra quería tirarse por la cuesta, a la dcha, y casi cayendo conseguimos que tirara hacia la izda, no sin un esfuerzo de equilibrio retorciéndonos al lado contrario, agarrándonos como pudimos. No le debió gustar el palo con el que le dábamos para enderezar.
Pasamos por el puente tranquilos, pensando que la burra nos llevaría ya a la era, como se sabía el camino, pero al pasar los primeros árboles castaños, viendo los muros del convento, debió pensar en alguna tierra y torció de rondón, trotando como un caballo. A todo esto mi primo, viendo que nos desviábamos, saltó por delante del animal, zurciéndole las orejas, a lo que siguió un bamboleo de la burra tratando de desembarazarse de la carga, de mi hermana y de mi. Por más que nos agarramos y muertas de la risa, que no paró, caímos las dos al suelo, de tal guisa, que sobre la cabeza de Belén, y sin saber cómo, la burra puso su pie, y qué lástima de foto.
Milagrosamente salimos ilesos, y de verdad, no recuerdo, si fuimos capaces de volvernos a subir.
Sé que llegamos a la era, pasado el cementerio, y que al abuelo le rodeamos, diciéndole,- Menos mal que se sabía el camino el animal.

Peñaranda de Duero - julio 2014
Blanca Pastor Perdiguero

No hay comentarios:

Publicar un comentario